Read this article in English

MexiFrutas, uno de los principales procesadores de pulpa de mango enfocado en los mercados mundiales de exportación, es uno de los clientes más antiguos de JBT en México, y haber alcanzado ese estatus no es ninguna coincidencia, según afirma el director general de MexiFrutas, Sergio García. Desde 2003, JBT ha jugado un papel fundamental en la continua historia de éxito de MexiFrutas, brindando a la empresa  soluciones, equipos y apoyo durante un periodo de crecimiento sostenido que tiene como cimientos la calidad y una reputación de excelencia.

MexiFrutas nació hace casi dos décadas siendo una pequeña planta de procesamiento de mango localizada en el occidental estado del Pacífico, Nayarit. Quince años después, la empresa cuenta con tres plantas procesadoras—dos en Nayarit y una en Chiapas—cuya ubicación estratégica les permite seguir la temporada anual del mango mexicano, comenzando en el sur de México, en Chiapas, a finales de febrero, antes de trasladarse al norte durante los meses siguientes y concluir a comienzos de septiembre. 

MexiFrutas landscape - small

Aproximadamente un 95% de la producción de MexiFrutas se destina a los mercados internacionales, haciendo embarques a una variedad de destinos entre los que se encuentran Estados Unidos, Canadá, Europa, Centro y Sudamérica, Japón, Corea del Sur, e incluso lugares tan remotos como Australia. Solo una pequeña fracción se vende en el mercado nacional.

La colaboración entre MexiFrutas y JBT también data de 2003, cuando establecieron una muy sólida alianza cliente-proveedor que ha perdurado hasta el día de hoy, en que todas las plantas de la empresa cuentan con equipamiento y maquinaría proveniente en su totalidad de JBT.

“Iniciamos con una pequeña planta procesadora y ahora somos tres plantas que procesan pulpa de mango utilizando en un 100% equipos de JBT”, explica Sergio García. “Ha sido una colaboración buena para ambas partes”.

MexiFrutas fabrica - small

“MexiFrutas está de cierta manera casada con JBT”, prosigue. “Como empresa, no nos gusta arriesgarnos en cuestiones de la delicada maquinaria que se requiere para una línea de mango que produce pulpa procesada, y JBT es sumamente confiable. De hecho, prácticamente nunca hemos tenido problemas de contaminación de productos o fallas de la maquinaria, lo que demuestra que los sistemas están muy bien hechos y cuentan con medidas de protección efectivas en contra de amenazas microbiológicas”.

La colaboración entre MexiFrutas y JBT no se limita al procesamiento de pulpa de mango, también trabaja muy de la cerca con los especialistas de JBT especializados en congelación y productos IQF. 

MexiFrutas logo - small

“JBT es una empresa que responde oportunamente cada vez que surge un problema y nos brinda soluciones”, explica García. “Confiamos plenamente en JBT, y esa confianza se la han ganado y además es recíproca. Es una relación de éxito para ambas partes”.

Mexifrutas actualmente utiliza una variedad de soluciones JBT en las tres plantas, incluyendo despulpadores y refinadores, evaporadores, esterilizadores, y llenadoras asépticas.

La empresa espera adquirir nuevo equipamiento de JBT para consolidar su ambicioso plan de crecimiento que contempla para los siguientes 12 a 24 meses.

“Si conversamos con un cliente conocedor de la extracción de pulpa de mango y mencionamos que utilizamos equipamiento JBT, existe un reconocimiento implícito de que estamos usando sistemas que son buenos para el procesamiento y, sin lugar a duda, esto les da confianza a nuestros clientes”, afirma García.

video ©MexiFrutas 2018